lunes, 2 de mayo de 2011

Estadística de un lunes a la mañana

De las 60 personas que viajan en un colectivo a hora pico, estimando que cada género ocupa el 50%, 5 van con los brazos cruzados. De los varones la mitad tiene capucha o gorrito. De las mujeres, una. 30 son estudiantes, de los cuales 15 van a la siberia. 1 duerme. Hay una pareja. 10 son señoras con cara de amargadas. 3 son bisexuales. 5 usan lentes. Una tiene unas calzas espantosas. 40 tienen sueño. 3 se persignaron al pasar por una iglesia. 13 se rascaron la cabeza en algún momento. 3 van escuchando música. 2 mujeres tienen mirada de pavor permanente. Una llora. Cómo estás?

viernes, 4 de febrero de 2011

Feliz día de la teta!


Nos encontramos nuevamente en el 5 de febrero, festejando el segundo aniversario del día de la teta. Dale, animate. Todos sabemos que durante 364 días del año esperás este día para poner a prueba tu tetasaludo ;)

domingo, 7 de noviembre de 2010

Che, loco...

A ver si a alguien se le ocurre algo y no abandonamos el blog!

miércoles, 6 de octubre de 2010

sábado, 28 de agosto de 2010

Leyes de Murphy (1)



Todas las peliculas que quieras volver a ver en el tele, no las van a repetir.

sábado, 21 de agosto de 2010

Construcción

Se animó a mirarla cuando no podía devolverle la mirada. La admiró durante horas hasta que sus pestañas se humedecieron y se unieron de a pares. No podía pensar en otra cosa. Lo único que lograba desviar sus pensamientos era ese deseo irrefrenable de detener la situación. Ese deseo que parecía ser la única opción. Deseo que no tendría vuelta atrás. Creyó no tener más escapatoria. Debía seguir pensando. Lo que sabía era que no quería seguir pensándolo. Por alguna extraña razón una alternativa, quizá no muy agradable pero alternativa al fin, se le vino a la mente. También dudó y lo repensó mil veces, algo había que hacer. Y lo hizo. Sin decir nada ni consultar.



jueves, 15 de julio de 2010

De los abrazos más lindos.

Volví a abrazarte.
Por última vez. Como si fuera la primera.
Sonó el despertador.




viernes, 9 de julio de 2010

A modo informativo

Para que la nueva encuesta no queda tan colgada de un pino,
aca les dejo un video de donde salio la idea.
Este es el video original:
http://www.youtube.com/watch?v=6bDjkKnO_cM&feature=related
Este es una parodia, que es genial:
http://www.youtube.com/watch?v=dCLClFEtO0E&feature=related

Y ya que esta les dejo esta pag. que es muy buena XD :
http://www.giantgayrepellentumbrella.com

miércoles, 26 de mayo de 2010

No te pares.

Tomé una bocanada de aire y empecé a correr. Entre jadeos y lágrimas los pensamientos fluían como gotas en el Paraná. Hay quienes se descargan corriendo. Otros, escribiendo. Yo hago las dos cosas. Mejor dicho, las tres. Recuerdo siempre que te prometí que la tercera no iba más. También recuerdo que me prometiste muchas cosas. Pero che, tres son multitud. Quedemos en que corro y escribo.

Y pucha que me arden los ojos.


domingo, 2 de mayo de 2010

El celular de Hansel y Gretel (Hernán Casciari)

Anoche le contaba a mi hijita Nina un cuento infantil muy famoso, el de
Hansel y Gretel de los hermanos Grimm.

En el momento más tenebroso de la aventura, los niños descubren que unos
pájaros se han comido las estratégicas bolitas de pan, un sistema muy simple
que los hermanitos habían ideado para regresar a casa. Hansel y Gretel se
descubren solos en el bosque, perdidos, y comienza a anochecer.

Mi hija me dice, justo en ese punto de clímax narrativo: 'No importa. Que
lo llamen al papá por el celular'.

Yo entonces pensé, por primera vez, que mi hija no tiene una noción de la
vida ajena a la telefonía inalámbrica. Y al mismo tiempo descubrí qué
espantosa resultaría la literatura -toda ella, en general- si el teléfono
móvil hubiera existido siempre, como cree mi hija de cuatro años.

Cuántos clásicos habrían perdido su nudo dramático, cuántas tramas
hubieran muerto antes de nacer, y sobre todo qué fácil se habrían
solucionado los intríngulis más célebres de las grandes historias de
ficción.

Piense el lector, ahora mismo, en una historia clásica, en cualquiera que
se le ocurra. Desde la Odisea hasta Pinocho, pasando por El viejo y el mar,
Macbeth, El hombre de la esquina rosada o La familia de Pascual Duarte. No
importa si el argumento es elevado o popular, no importa la época ni la
geografía.

Piense el lector, ahora mismo, en una historia clásica que conozca al
dedillo, con introducción, con nudo y con desenlace.

¿Ya está?

Muy bien. Ahora ponga un celular en el bolsillo del protagonista. No un
viejo aparato negro empotrado en una pared, sino un teléfono como los que
existen hoy: con cobertura, con conexión a correo electrónico y chat, con
saldo para enviar mensajes de texto y con la posibilidad de realizar
llamadas internacionales cuatribanda.

¿Qué pasa con la historia elegida? ¿Funciona la trama como una seda, ahora
que los personajes pueden llamarse desde cualquier sitio, ahora que tienen
la opción de chatear, generar videoconferencias y enviarse mensajes de
texto? ¿Verdad que no funciona un carajo?.

La Nina, sin darse cuenta, me abrió anoche la puerta a una teoría
espeluznante: la telefonía inalámbrica va a hacer añicos las viejas
historias que narremos, las convertirá en anécdotas tecnológicas de calidad
menor.

Con un teléfono en las manos, por ejemplo, Penélope ya no espera con
incertidumbre a que el guerrero Ulises regrese del combate.

Con un móvil en la canasta, Caperucita alerta a la abuela a tiempo y la
llegada del leñador no es necesaria.

Con telefonito, el Coronel sí tiene quién le escriba algún mensaje, aunque
fuese spam.

Y Tom Sawyer no se pierde en el Mississippi, gracias al servicio de
localización de personas de Telefónica.

Y el chanchito de la casa de madera le avisa a su hermano que el lobo está
yendo para allí.

Y Gepetto recibe una alerta de la escuela, avisando que Pinocho no llegó
por la mañana.

Un enorme porcentaje de las historias escritas (o cantadas, o
representadas) en los veinte siglos que anteceden al actual, han tenido como
principal fuente de conflicto la distancia, el desencuentro y la
incomunicación. Han podido existir gracias a la ausencia de telefonía
móvil.

Ninguna historia de amor, por ejemplo, habría sido trágica o complicada,
si los amantes esquivos hubieran tenido un teléfono en el bolsillo de la
camisa.

La historia romántica por excelencia (Romeo y Julieta, de Shakespeare)
basa toda su tensión dramática final en una incomunicación fortuita: la
amante finge un suicidio, el enamorado la cree muerta y se mata, y entonces
ella, al despertar, se suicida de verdad. (Perdón por el espoiler).

Si Julieta hubiese tenido teléfono móvil, le habría escrito un mensajito
de texto a Romeo en el capítulo seis:
M HGO LA MUERTA, PERO NO TOY MUERTA. NO T PRCUPES NI HGAS IDIOTCS. BSO.

Y todo el grandísimo problemón dramático de los capítulos siguientes se
habría evaporado. Las últimas cuarenta páginas de la obra no tendrían
gollete, no se hubieran escrito nunca, si en la Verona del siglo catorce
hubiera existido la promoción 'Banda ancha móvil' de Movistar.

Muchas obras importantes, además, habrían tenido que cambiar su nombre por
otros más adecuados.

La tecnología, por ejemplo, habría desterrado por completo la soledad en
Aracataca y entonces la novela de García Márquez se llamaría 'Cien años sin
conexión': narraría las aventuras de una familia en donde todos tienen el
mismo nick (buendia23, a.buendia, aureliano_goodmornig) pero a nadie le
funciona el Messenger.

La famosa novela de James M. Cain -'El cartero llama dos veces'- escrita
en 1934 y llevada más tarde al cine, se llamaría 'El gmail me duplica los
correos entrantes' y versaría sobre un marido cornudo que descubre (leyendo
el historial de chat de su esposa) el romance de la joven adúltera con un
forastero de malvivir.

Samuel Beckett habría tenido que cambiar el nombre de su famosa
tragicomedia en dos actos por un título más acorde a los avances técnicos.
Por ejemplo, 'Godot tiene el teléfono apagado o está fuera del área de
cobertura', la historia de dos hombres que esperan, en un páramo, la llegada
de un tercero que no aparece nunca o que se quedó sin saldo.

En la obra 'El jotapegé de Dorian Grey', Oscar Wilde contaría la historia
de un joven que se mantiene siempre lozano y sin arrugas, en virtud a un
pacto con Adobe Photoshop, mientras que en la carpeta Images de su teléfono
una foto de su rostro se pixela sin remedio, paulatinamente, hasta perder
definición.

La bruja del clásico Blancanieves no consultaría todas las noches al
espejo sobre 'quién es la mujer más bella del mundo', porque el coste por
llamada del oráculo sería de 1,90 la conexión y 0,60 el minuto; se
contentaría con preguntarlo una o dos veces al mes. Y al final se cansaría.

También nosotros nos cansaríamos, nos aburriríamos, con estas historias de
solución automática. Todas las intrigas, los secretos y los destiempos de la
literatura (los grandes obstáculos que siempre generaron las grandes tramas)
fracasarían en la era de la telefonía móvil y del wifi
Todo ese maravilloso cine romántico en el que, al final, el muchacho corre
como loco por la ciudad, a contra reloj, porque su amada está a punto de
tomar un avión, se soluciona hoy con un SMS de cuatro líneas.

Ya no hay ese apuro cursi, ese remordimiento, aquella explicación que
nunca llega; no hay que detener a los aviones ni cruzar los mares. No hay
que dejar bolitas de pan en el bosque para recordar el camino de regreso a
casa. La telefonía inalámbrica -vino a decirme anoche la Nina, sin querer-
nos va a entorpecer las historias que contemos de ahora en adelante. Las
hará más tristes, menos sosegadas, mucho más predecibles.

Y me pregunto, ¿no estará acaso ocurriendo lo mismo con la vida real, no
estaremos privándonos de aventuras novelescas por culpa de la conexión
permanente? ¿Alguno de nosotros, alguna vez, correrá desesperado al
aeropuerto para decirle a la mujer que ama que no suba a ese avión, que la
vida es aquí y ahora?

No. Le enviaremos un mensaje de texto lastimoso, un mensaje breve desde el
sofá. Cuatro líneas con mayúsculas. Quizá le haremos una llamada perdida, y
cruzaremos los dedos para que ella, la mujer amada, no tenga su telefonito
en modo vibrador.

¿Para qué hacer el esfuerzo de vivir al borde de la aventura, si algo
siempre nos va a interrumpir la incertidumbre? Una llamada a tiempo, un
mensaje binario, una alarma.

Nuestro cielo ya está infectado de señales y secretos: cuidado que el
duque está yendo allí para matarte, ojo que la manzana está envenenada, no
vuelvo esta noche a casa porque he bebido, si le das un beso a la muchacha
se despierta y te ama. Papá, ven a buscarnos que unos pájaros se han comido
las migas de pan.

Nuestras tramas están perdiendo el brillo -las escritas, las vividas,
incluso las imaginadas- porque nos hemos convertido en héroes perezosos.

jueves, 15 de abril de 2010

Receta para ser feliz y hablar con quien tengas ganas


Ingredientes:
1 trabajo.

Elaboración:
1) Trabajar durante un mes
2) Cobrar la plata por ese mes de trabajo
3) Ir a una casa de venta de computadoras
4) Comprar la compu
5) Conectar en la PIEZA
6) Conseguir wifi clandestino
7) Chatear y hablar con quien se te cante a través de Internet
8) Olvidarse de los padres por un rato
9) Ser feliz

Esta es una coproducción Chongo leal-Iron. Se agradece especialmente por la colaboración con el blog.

viernes, 9 de abril de 2010

Truco Argentino

Hay veces que te toca jugar con una mano fabulosa: ancho de espadas, siete de oro y ancho de basto. Pero, hay veces que te tocan los cuatros y los cincos. ¿Y qué se hace en esos casos? Pokerface.
Disimular la mano horrosa y mentir. ¡¡¡SÍIIIIII, quiero real envidoooo!!! Y si te sale bien, la victoria será tuya...
Ahh, el truco...ese juego tan nuestro, tan de gauchos, tan incorporado como el mate...
Tan metido en nuestra sociedad que lo jugamos todo el tiempo, hasta los que no sabemos que carta vale más si el siete de oro o el cuatro de copas. No importa la realidad que te toque: vos mentí, y con la mejor cara de piedra. Tranquilo!, confiá en vos! Te va a salir bien si acá el que miente gana, el más hábil, el que tiene mas contactos, más calle, mas gambeta se sale con la suya. No importa si sos una persona instruida o tenes buen corazón.
Así que ya sabés, para manejarte bien en este país, saber jugar al truco es fundamental.

(¿Quien me quiere enseñar?)
Rusia

martes, 6 de abril de 2010

Oliverio Girondo

Se miran, se presienten, se desean,
se acarician, se besan, se desnudan,
se respiran, se acuestan, se olfatean,
se penetran, se chupan, se demudan,
se adormecen, se despiertan, se iluminan,
se codician, se palpan, se fascinan,
se mastican, se gustan, se babean,
se confunden, se acoplan, se disgregan,
se aletargan, fallecen, se reintegran,
se distienden, se enarcan, se menean,
se retuercen, se estiran, se caldean,
se estrangulan, se aprietan, se estremecen,
se tantean, se juntan, desfallecen,
se repelen, se enervan, se apetecen,
se acometen, se enlazan, se entrechocan,
se agazapan, se apresan, se dislocan,
se perforan, se incrustan, se acribillan,
se remachan, se injertan, se atornillan,
se desmayan, reviven, resplandecen,
se contemplan, se inflaman, se enloquecen,
se derriten, se sueldan, se calcinan,
se desgarran, se muerden, se asesinan,
resucitan, se buscan, se refriegan,
se rehuyen, se evaden, y se entregan.

miércoles, 24 de marzo de 2010

Las caballas también tienen ubres

- Che, qué onda con la ubre, no eras un llobaca vos?
- Las caballas también tienen ubres

jueves, 25 de febrero de 2010






Ya que el blog esta lleno de fotos "arcoiristicas"(por no decir otra cosa :P) un par más no le vienen mal. 

domingo, 21 de febrero de 2010

Nueva duda

El por qué ya lo tengo.
Ahora me intriga saber...



PARA QUÉ


te sigo amando?

viernes, 5 de febrero de 2010

Palabra Random te desea...

¡FELIZ DÍA DE LA TETA!

¿Quíen no pensó alguna vez que debería existir un día de la teta? ¿Quién no dijo "eu, esto tan importante en nuestras vidas no tiene ningún homenaje"? Tus días de espera terminaron. Llegó Idea Random para calmar tus penas (?). 5 de febrero: día de la teta. Suena bien, eh?
No pierdas más tiempo, festejá el día de la teta. Los varones no han de quedarse afuera, deciles que saluden a sus amigas con una tocada de teta. Y por qué no? Vos también podés hacerlo.
Animate. En el día de la teta, todo vale ;)

sábado, 30 de enero de 2010

Todas las bocas tienen dientes

Viendo una publicidad de colgate:
(le pone mute)- Callateee, los cepillos de dientes no hablan! No tienen boca! Si no, tendrían que tener dientes y tendrían que venirte con un mini cepillo para ellos.
- Pero todas las bocas no tienen dientes.
- Síii, qué no!

domingo, 10 de enero de 2010

Cosas 2

La cajita cerró con moño rojo. No muy fuerte (el moño, el rojo sí). Quedó guardada en un rincón de abajo de mi cama, donde nadie más puede llegar. Nadie que no esté autorizado. Efectivamente no le entraban más cosas. Es hora de agarrar otra, un poco más grande. Puede no tener moño, o uno azul. Así serían 2010 cosas dentro de una cajita. Cada tanto, si se quiere, o si no, puede abrirse para espiar. Vos te animarías? Yo lo hago las 38 horas del día. Creo que no es grave, mientras que no agarre las cosas de la cajita anterior y las ponga en esta, no es nada grave. Se esperan con ansias las nuevas y relucientes cosas.

jueves, 31 de diciembre de 2009

Día de la independencia

En palabra random te deseamos unas felices fiestas, portate mal, pasala bien, y no termines tirado en una zanja. Esperamos que pases un año raro. Sí, raro. Si estudiaste contabilidad corregí por errores y omisiones. Si no, porrón y cuenta nueva.
Acá te dejamos un chiste para tratar de que empieces con una sonrisa:










Gracias por leernos. Feliza me muero!

domingo, 13 de diciembre de 2009


No te extraño, no te extraño, no te extraño...

Hasta que volvemos a vernos...

Y me ves llorar.

viernes, 20 de noviembre de 2009


If you can't remember a better time you can have mine, little one


The weepies(L)

miércoles, 4 de noviembre de 2009

Cosas

Cosas, muchas cosas, cosas lindas, cosas feas, cosas raras, cosas importantes, otras no tanto. 2009 cosas adentro de una cajita que cada tanto se abre para meterle algo nuevo. La cajita está casi llena. Casi. Cosa.

miércoles, 21 de octubre de 2009

Pensamientos Fijos

No me dejo más que acariciarte con mi mirada, no puedo más que oler tu sombra, sin embargo quiero tenerte en todos mis sentidos, y que la luna nos encuentre una y otra vez.


Pero es sólo un sueño. SOS mi sueño que no me deja dormir.

martes, 15 de septiembre de 2009

Flasheandola (2)

Acá aparezco yo, haciéndome pasar por Eve, la secuestré, le robé la contraseña de blogger y ahora invado su privacidad. Si quieren volver a verla abran mi zapatero, ahí está (???) Bueno basta, ahora hablando en serio: la tipa es grosa con el photoshop y flashea cosas de colores con tortugas y ninjas.
Y por qué no con una jirafa.

lunes, 14 de septiembre de 2009

jueves, 10 de septiembre de 2009

Crepacio

Debido a la falta de ingenio y, por ende, a la falta de posteos en este bellísimo blog, se nos ocurrió con Irene la LOCA IDEA de inventar una palabra. Pero cuán al pedo estaría esa pobre y solitaria palabra sin un significado que la acompañase en su vida. Entonces dijimos “eeeeh!!! Vamo’ a hacé una encuesta a ve’ qué dicen que e’!!!!” Dicho esto, le rompimos las pelotas a las gentes de nuestros msns correspondientes, preguntando QUÉ CARAJO ES UN CREPACIO.
Hecha esta pregunta y obtenidas las diferentes respuestas, presentadas a continuación, notamos que, si bien cada uno fue por una respuesta diferente, al final, todos volamos por los mismos aires.

CREPACIO

- Crep ácido

- Un topacio que crepa

- Apellido de un escultor italiano del Quatrocento

- Crep del espacio

- Algo de biología

- Un molusco

- Un bicho tipo ameba

- Lugar donde las cosas crepan

- Espacio de creación

- Músculo del ser humano que se encuentra en la zona de tórax

- Timador

- Momento de la muerte

- Planta

- Crecimiento lento

- Algo referido a las drogas

- Un animal tipo crustáceo

- Insulto, similar a “deforme” en tono despectivo

- Algo material preparado con alguna planta

- Lugar donde había una plantación, pero ahora hay sequía

- Una mezcla de crustáceo y espacio

- Dícese de la materia muerta o renacida, algo crepacio, que dejó de existir o tiene entidad en materia nueva

- Un mineral

- Un apellido, mezcla de africano y chino. Ejemplo: Juan Crepacio

- No tengo idea

- Un color

- Un espacio chiquito

- Una de las eras de los dinosaurios

- Alga marina

- Cetáceo, clasificación de animales marinos

- Crepó, palmó, murió

- Medio friki, como que da terror

- Se dice de comida similar al crep terrestre, sólo que hecho en el espacio, la gravedad hace que la masa se levante más

- Creer en el espacio

- Crepacho, precipicio

- Una era geológica

- Cúpula de una torre alta

- Calamar de mar

- Crepúsculo, “pacio” significa “lugar”

- Mancha de colores causadas por el papel crep

- Eslabón faltante en una cadena

domingo, 30 de agosto de 2009

Record guiness a la conversación más bizarra, no apto para impresionables

Ire dice:
"los huevos son la menstruación de las gallinas" dijo mi viejo, y me dio un asco tremendo
Ire dice:
NUNCA MAS COMO HUEVOS!!!
Eve dice:
sería peor si a la gente también le salieran huevos
Eve dice:
sería mucho más higiénico, pero menos cómodo, en vez de usar toallitas usaríamos una bolsa colectora, nada agradable
Ire dice:
nada lindo estar sentado y que se te aplaste alguno
Eve dice:
lo único bueno es q no estarías "indispuesta"
Ire dice:
por?
Eve dice:
podrías garchar igual
Eve dice:
con alguna que otra interrupción para sacar los huevos del medio
Eve dice:
pero mucho menos desagradable que si te viene
Ire dice:
pero si estás indispuesta podés garchar igual
Eve dice:
pero nada agradable garchar estando indispuesta
Ire dice:
la verdad que poniendo huevos tampoco
Eve dice:
por lo menos es un poco más higiénico
Ire dice:
y no sé, pa’ mí que se te rompe alguno en el proceso, qué dolor!
Eve dice:
justo el huevo no es lo q vas a sentir
Ire dice:
jajaja, bueno pero la cáscara rota nada lindo
Eve dice:
el relleno del huevo te hace de lubricante
Eve dice:
y la verdad que nunca tuve un huevo roto en la concha, no sabría decirte si pincha o no
Ire dice:
yo tampoco pero me imagino, la cáscara de huevo pincha bastante

sábado, 29 de agosto de 2009

Cosas que pasan

Ya pasó el momento
yo lo dejé pasar,
ahora por pelotuda
tengo que esperar

domingo, 23 de agosto de 2009

De Poco Un Todo










Aca les dejo unas fotos que saque yo(hago este post por q ire nos obliga a subir cosas ¬¬, es bastante croto, tengan consideracion)

La inmiscusión terrupta - Julio Cortázar (sí, Cortázar otra vez, y?)

Como no le melga nada que la contradigan, la señora Fifa se acerca a la Tota y ahí nomás le flamenca la cara de un rotundo mofo. Pero la Tota no es inane y de vuelta le arremulga tal acario en pleno tripolio que se lo ladea hasta el copo.
-¡Asquerosa!- brama la señora Fifa, tratando de sonsonarse el ayelmado tripolio que ademenos es de satén rosa. Revoleando una mazoca más bien prolapsa, contracarga a la crimea y consigue marivorearle un suño a la Tota que se desporrona en diagonía y por un momento horadra el reaire con sus abrocojantes bocinomias. Por segunda vez se le arrumba un mofo sin merma a flamencarle las mecochas, pero nadie le ha desmunido el encuadre a la Tota sin tener que alanchufarse su contragofia, y así pasa que la señora Fifa contrae una plica de miercolamas a media resma y cuatro peticuras de esas que no te dan tiempo al vocifugio, y en eso están arremulgandose de ida y de vuelta cuando se ve precivenir al doctor Feta que se inmoluye inclótumo entre las gladiofantas.
-¡Payahás, payahás!- crona el elegantiorum, sujetirando de las desmecrenzas empebufantes. No ha terminado de halar cuando ya le están manocrujiendo el fano, las colotas, el rijo enjuto y las nalcunias, mofo que arriba y suño al medio y dos miercolanas que para qué.
-¿Te das cuenta?- sinterrunge la señora Fifa.
-¡El muy cornaputo!- vociflama la Tota.
Y ahí nomás se recompalmean y fraternulian como si no se hubieran estado polichantando más de cuatro cafotos en plena tetamancia; son así las tofitas y las fitotas, mejor es no terruptarlas porque te desmunen el persiglotio y se quedan tan plopas.

sábado, 8 de agosto de 2009

Llamado a la solidaridad

A los visitantes y contribuyentes: se solicita dejar comentarios y entradas, respectivamente. En serio che, tan contentas que estábamos con el blog, da para que sigamos publicando, no?
Les pido a nuestros numerosos lectores que nos dejen una huellita, además de subir el número de valientes. Queremos saber qué opinan, qué piensan, porque todas las opiniones valen.
Y les adelanto... que se viene una nueva encuesta.
Espero guste la historieta.

domingo, 2 de agosto de 2009

Historieta hecha a mano

Estas son las cosas que que se te ocurren cuando todas las noches leés un libro de Macanudo - Liniers... y cuando hacía mucho que no flasheabas con una amiga :)

jueves, 30 de julio de 2009

Toco tu boca, con un dedo toco el borde de tu boca, voy dibujándola como si saliera de mi mano, como si por primera vez tu boca se entreabriera, y me basta cerrar los ojos para deshacerlo todo y recomenzar, hago nacer cada vez la boca que deseo, la boca que mi mano elige y te dibuja en la cara, una boca elegida entre todas, con soberana libertad elegida por mí para dibujarla con mi mano en tu cara, y que por un azar que no busco comprender coincide exactamente con tu boca que sonríe por debajo de la que mi mano te dibuja.
Me miras, de cerca me miras, cada vez más de cerca y entonces jugamos al cíclope, nos miramos cada vez más de cerca y los ojos se agrandan, se acercan entre sí, se superponen y los cíclopes se miran, respirando confundidos, las bocas se encuentran y luchan tibiamente, mordiéndose con los labios, apoyando apenas la lengua en los dientes, jugando en sus recintos donde un aire pesado va y viene con un perfume viejo y un silencio. Entonces mis manos buscan hundirse en tu pelo, acariciar lentamente la profundidad de tu pelo mientras nos besamos como si tuviéramos la boca llena de flores o de peces, de movimientos vivos, de fragancia oscura. Y si nos mordemos el dolor es dulce, y si nos ahogamos en un breve y terrible absorber simultáneo del aliento, esa instantánea muerte es bella. Y hay una sola saliva y un solo sabor a fruta madura, y yo te siento temblar contra mí como una luna en el agua.


Julio Cortázar, Rayuela, cap. 7

lunes, 20 de julio de 2009

Otros barrios

En una esquina de tu boca mis labios se estrellaron con los tuyos.
Y tuvimos menos heridas que nunca.



Lo desconocido asusta... o regala una sonrisa

viernes, 17 de julio de 2009

Aclaración

Y acá aparezco yo para aclarar cómo es la cosa, porque todo muy lindo esto de postear los cuentitos, pero no se entiende, vio? La cosa es así: cuentos como La Rueda y el otro cuento feo que le sigue y todos los que van a seguir así al estilo (espero, el tiempo nos deje mejorar), son los resultados de un juego que ponemos en práctica entre las tres cuando nos morimos de aburrimiento. Una escribe una frase (cualquier cosa, lo que sea, lo que quiera, lo que se le ocurra), la cual es seguida con otra frase por otra de las participantes, y después otra y otra y otra... y así sustantivamente (sí, digo sustantivamente porque me da la gana). Entonces jamás nunca nadie se imagina qué joracas va a quedar de resultado, de qué se va a tratar el cuento. Es por esta razón que en momentos de poca inspiración salen cosas como el bicho ese verde (momentos de poca inspiración e intentos fracasados de aires linierescos).
IMPORTANTE: por suerte, el blog no va a tratarse simplemente de estos cuentos (Gracias!) También puede llegar a tener aclaraciones (como ésta) y, con mucha mucha suerte, fragmentos literarios de gentes como por ejemplo Borges, Cortázar, Machado, algún alguien que encontremos en algún rinconcito de nuestra querida internet o en cualquier lado. Estos señores aparecerán con nombre incluido, para que no crean que fuimos nosotras que estamos bajando nuestro nivel literario... (bue...).
Iba a decir "listo el pollo", pero no da porque soy vegetariana y esa frase es muy fea. Así que, sin previo aviso de mi posteo a las demás gentes integrantes de este bellísimo blog (????), me voy retirando. Si alguien sigue sin comprender el propósito de este blog... jodasé, no hay propósito.
Adeus!

miércoles, 15 de julio de 2009

La Cosa Verde

Era otra de esas odiosas noches de calor, las manos transpiradas, el aliento caliente. Sabía que debía ir a algún lado que me había dicho mi madre, pero tenía tantas cosas en la cabeza, que se me había olvidado. Caminé hacia la heladera, abrí la puerta, me serví un vaso de agua y me tiré en el sofá. Miré el techo y me sorprendí: una mancha negra y brillante del tamaño de una nuez justo sobre mi cabeza.
No podía creer mi mala suerte, hacía poco que habíamos pintado y esa mancha arruinaba mi vasta visión. “Maldita miseria!”, pensé. Era posible que esa mancha fuera causada por la humedad, incluso me recordaba a una vieja amiga que conocí en la pileta del club. Pero por si acaso, fui a inspeccionar el baño de arriba, para cerciorarme de que todo estuviera bien.
Entré al baño. Todo parecía en orden. No había nada fuera de lo normal. Pero cuando me volteé para salir, escuché un chillido muy extraño. Provenía de la ventana. Algo me decía que no me volviera a observar, que cerrara la puerta y siguiera mi camino escaleras abajo. Aún tenía el vaso en la mano. Me di vuelta y, ante la sorpresa, lo dejé caer. Rodó hasta hacerse pedazos. “Uno menos”, me dije. La imagen no me permitía reaccionar.
Algo completamente extraño. Era verde y peludito. Con sus ojos enormes me miraba desde la ventana, donde seguía chillando como un gorrión. Di un paso adelante y ¡horror!, pisé un charco. Medía menos de un metro y no dejaba de mirarme. Sentía bastante curiosidad, así que decidí tocarlo. Acerqué mi mano y… ¡Dios! Mi pie, en el charco, se había pegado al piso! Tiré con fuerza, pero no se despegaba. Cuando volví a mirar, el extraño sujeto venía hacia mí. Pero ¿por qué? ¿Querría comerme? Lo miré fijo. Él también a mí. Sus ojos brillaban. Se seguís acercando. Me tomó de la mano y, al instante, una extraña sensación recorrió todo mi cuerpo.
No sé si me desvanecí, me desmayé, si esa cosa desapareció, paró el tiempo o qué, pero sólo recuerdo haberlo perdido de vista en un parpadeo. Creí que iba a estar contento: mi pie había logrado despegarse del piso y hasta había recordado a dónde debía ir. Pero no. Una fuerte angustia invadió todo mi cuerpo. Quería saber qué había pasado con la extraña criatura. Me levanté del piso y me asomé por la ventana, pero no estaba por ningún lado. Me di vuelta y tampoco estaban el charco en el piso y el vaso roto. Tenía que estar la mancha del techo… quería que estuviera la mancha del techo. Bajé tan rápido que hasta Colita (mi perro) se despertó. Miré hacia arriba y, efectivamente, la mancha con forma de nuez había desaparecido. Sólo la heladera abierta seguía igual. La cerré. Percibía una energía extraña en la casa. Me senté en el sofá y volví a mirar el techo: una mancha negra y brillante, del tamaño de una nuez, justo sobre mi cabeza. Sería de humedad?

lunes, 13 de julio de 2009

La Rueda

Hace algún tiempo, mientras trabajaba en la rueda mágica del parque me encontré con Manuel. Hacía años que no me topaba con él, me dijo que andaba en un trabajo fuera de lo normal. Le pregunté de qué se trataba, pero se incomodó y desvió la conversación. Se notaba que no quería contarme, terminamos hablando de sus peces dorados y de la edad de su gato Rogelio, y cuando ya no había nada para decir concluimos con un “parece que va a llover, no?” Eran de ésas charlas de ascensor, se notaba en su mirada que no quería permanecer allí, pero algo me decía que necesitaba soltarlo. Después de un rato largo, ya en confianza, volvió al tema: "tengo que decirte... mi trabajo... es... yo... ¡soy Manuela!". Al instante sus ojos se llenaron de lágrimas, la vergüenza lo estaba matando.

Hacía mucho tiempo q yo lo sospechaba, pero por respeto o tal vez por lastima no me atrevía a preguntar. Mi deber de amigo me decía que necesitaba contención, pero el asco era demasiado y me subí a la rueda mágica. Desde abajo él me miraba. Sus ojos se pusieron rojos, lloró, y cuando llegué hasta lo más alto de la rueda, me gritó. Creo que me insultó en francés. Sentí una gran vergüenza, ¿como pude hacerle eso? El era mi amigo del alma pero la situación me sobrepasó.

Nunca creí que llegaríamos hasta ese punto, el más mínimo y feliz recuerdo de nosotros cuando éramos niños me ponía la piel de pollo, tenía ganas de saltar. Pero la vergüenza me superó. Pasé por alto nuestra niñez, los recuerdos, la amistad: le grité que se fuera, que me daba asco, que preferiría no haberlo conocido nunca. Cuando la rueda descendió completamente me bajé y no se me ocurrió nada más que irme al lago a pensar en nuestro pasado
Hasta el día de hoy nunca supe a dónde fue, quizás a buscar más gente como él... o ella. Yo por mi parte decidí olvidar ese fase incomoda de mi vida. Seguí trabajando en la rueda. A veces me ponía a pensar que sucedería si el volviera. Pero la idea sonaba tan descabellada que terminé olvidándola por completo junto con su recuerdo.